1. Ir a la navegación
  2. Ir a contenido

PREGUNTAS FRECUENTES » Granos de Fordyce » ¿Cuándo se desarrollan y quién las padece?

Las manchas de Fordyce son una condición dermatológica normal. En esencia, solo son una prominencia sebácea. Esto significa simplemente que se produce un crecimiento excesivo de las glándulas sebáceas. Estas pequeñas glándulas generan grasa y están presentes prácticamente en toda la piel, salvo en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Se encuentran más habitualmente en aquellas áreas en las que hay folículos pilosos. No obstante, en el caso de los granos de Fordyce, estas glándulas no contienen folículos pilosos. Aunque a menudo se confunden con otras dolencias, como las verrugas genitales o incluso el cáncer, las manchas de Fordyce son benignas. Constituyen fundamentalmente un problema estético, pero al confundirse con cierta frecuencia con otras afecciones más graves, muchos pacientes tienen interés en encontrar una cura para las manchas de Fordyce que les permita librarse de ellas.

 

Aunque afectan tanto a hombres como a mujeres, las manchas de Fordyce son más comunes en hombres. De hecho es normal encontrar estos granos, a los que también se denomina prominencias sebáceas, en casi un noventa por ciento de la población masculina. Estas protuberancias pueden presentarse en grupos o de manera aislada. Loa gránulos de Fordyce se localizan con mayor frecuencia en los genitales y suelen confundirse con otras dolencias, normalmente verrugas genitales u otras enfermedades de transmisión sexual. Aunque no son peligrosas, muchas personas que presentan manchas de Fordyce sienten turbación al respecto. Por este motivo, muchos hombres deciden buscar un tratamiento para el Fordyce.

 

Las mujeres también pueden desarrollar manchas de Fordyce. A pesar de ser menos comunes en el género femenino, constituyen una preocupación de orden estético que muchas mujeres quisieran eliminar. Sin ser contagiosas, al igual que en el caso de los hombres, las manchas de Fordyce suelen confundirse por parte del paciente o de otras personas con una enfermedad de transmisión sexual. Son similares a las verrugas y no solo aparecen en los genitales de ambos sexos sino que también pueden estar presentes en los bordes de los labios y en la cara de hombres y mujeres.

 

Cuando aún no se manifiestan como prominencias sebáceas considerables, las manchas de Fordyce empiezan siendo pequeñas pápulas y se encuentran presentes incluso desde el nacimiento. Las pápulas son sencillamente bultitos redondeados en la piel. Antes de la pubertad estas pápulas son prácticamente imposibles de apreciar. Sin embargo, una vez que se inicia la pubertad, los granos de Fordyce se hacen más prominentes a partir del momento en que las glándulas sebáceas incrementan su función. Estas glándulas secretan sebo, una sustancia oleosa y cérea que juega un papel determinante en este cuadro. Se estima que las manchas de Fordyce están presentes en el setenta por ciento de la población, siendo por tanto una alteración corriente. No obstante, a pesar de ser tan común, rara vez se habla de ella y todavía provoca sentimientos vergonzantes entre los afectados.

Conozca nuestro tratamiento para las manchas de Fordyce.

 

¿No puedes encontrar la respuesta a tu pregunta? Por favor, no dudes en Contactar

Multiple currency display