1. Ir a la navegación
  2. Ir a contenido

Uncategorized » ¿Cómo distingo las manchas de Fordyce de las pápulas perladas?

¿Cómo distingo las manchas de Fordyce de las pápulas perladas?123

Suele resultar difícil distinguir entre las diferentes condiciones dermatológicas que se localizan en los genitales. Dos de ellas son los gránulos de Fordyce y las pápulas perladas; ambas son afecciones dermatológicas que se presentan en los genitales. Las manchas de Fordyce son prominencias sebáceas, lo que significa que están cerca de este tipo de glándulas y que constituyen una extensión de las mismas. Las pápulas perladas del pene no están asociadas a las glándulas sebáceas y son simples excrecencias cutáneas. Ambas condiciones son benignas y no representan un problema de salud. Se considera asimismo que su origen es posiblemente genético pero, por ahora, la causa exacta de estas alteraciones se desconoce.

 

Aunque los informes acerca del color varían, típicamente se dice que las manchas de Fordyce tienden a ser amarillentas, mientras que las pápulas perladas tienen un aspecto más claro. Debería tenerse en cuenta que ambas pueden también clasificarse como de color carne. Ambas condiciones están presentes en los genitales masculinos. Las manchas de Fordyce se localizan en el tronco y en el escroto, no en la cabeza del pene. Las pápulas perladas aparecen en la corona del glande y, en ocasiones, alrededor del frenillo. Además de diferenciarse por la situación, ambas condiciones se distinguen en cuanto a la cantidad de protuberancia que conllevan. Un gránulo de Fordyce, o prominencia sebácea, se encuentra completamente cubierto por la capa externa de la piel, mientras que las pápulas perladas suelen manifestarse más como excrecencias cutáneas.

 

Tanto las manchas de Fordyce como las pápulas perladas pueden aparecer en los genitales masculinos y ambas se presentan como bultos en relieve. Aunque se diferencian ligeramente en cuanto al color y grado de prominencia, las dos condiciones pueden parecer bastante similares. En particular, al leer descripciones de las mismas, es probable que al paciente le resulte difícil discernir entre ambos cuadros. Sin embargo, dado que ni las manchas de Fordyce ni las pápulas perladas constituyen un problema médico de entidad ni son transmisibles, distinguirlas no es una preocupación central.

 

Se estima que las manchas de Fordyce, de las que se conocen un mayor número de casos, aparecen en un noventa por ciento de la población masculina. En comparación, según los informes acerca de las pápulas perladas, su incidencia oscila entre un ocho y un cuarenta y ocho por ciento, dependiendo de la población. Una razón de esta variación tiene que ver con la posibilidad de que la circuncisión disminuya la incidencia de las pápulas perladas. Sin embargo, como las prominencias sebáceas nunca se localizan en la cabeza del pene, la circuncisión no afecta a esta condición. Aunque hay algunas diferencias intrínsecas entre las manchas de Fordyce y las pápulas perladas, ambas dolencias suponen un problema estético con el que puede resultar difícil lidiar y que puede provocar sentimientos significativos de vergüenza en el paciente. Nuestra fórmula se dirige primordialmente la eliminación de las manchas de Fordyce pero también puede ayudar a reducir el tamaño de las pápulas perladas al eliminar el exceso de secreciones grasas.

Acerca de nuestro tratamiento para las manchas de Fordyce.

 

¿No puedes encontrar la respuesta a tu pregunta? Por favor, no dudes en Contactar

Site Navigation
Multiple currency display